Tu piel después de la Quimioterapia



Si bien existen gran variedad de fármacos utilizados para el tratamiento tumoral todos tienen una misma combinación de síntomas sobre la piel en mayor o en menor medida y todos combinan hipersensibilidad y sequedad de la piel. Rara vez son graves pero pueden causar gran malestar.

Sequedad, manchas, irritaciones cutáneas,... La quimioterapia es un tratamiento agresivo que afecta a todas las células del cuerpo, incluidas las de la piel. Aunque sus efectos son transitorios y suelen desaparecer poco después de la finalización del tratamiento, pueden reducirse con unos simples cuidados.

Durante los tratamientos oncológicos la piel puede sufrir diversos cambios. Se vuelve más fina y sensible y puedes notar más sequedad, sensibilidad e irritaciones. No se debería utilizar cualquier producto para su cuidado, por eso me gustaría darte algunas recomendaciones.


Cuidado facial



“La piel del rostro se vuelve sensible y seca. Necesita cuidados especiales y requiere cambiar los hábitos. En la higiene, por ejemplo, hay que utilizar sustancias simples, sin detergentes, (pueden ser en pastilla, gel, crema o leche), pero, siempre suaves para evitar la agresión de la piel”


El cuidado diario de la piel del rostro consistiría en 3 fases importantes: Limpieza, Hidratación y Protección


Limpieza

Utilizá un limpiador suave. Sin alcohol. Existen sin detergentes.

Dentro de las líneas que disponemos en Mary Kay te recomiendo que utilices el Gel Limpiador Mary Kay® Botanical Effects® que contiene ingredientes de origen natural derivados del coco para limpiar la piel, y junto con Extractos de Pitaya que se unen al Aloe Vera te beneficiará con una combinación suave de limpieza y humectación y se puede utilizar incluso para las pieles extremadamente sensibles.


Tené en cuenta que las limpiezas profundas de cutis, exfoliaciones y productos con alcohol deben evitarse durante la quimioterapia y hasta tres meses después.


Hidratación

El primer punto es utilizar cremas hidratantes sencillas y diseñadas para pieles sensibles.

“Hay que hidratar porque a veces la piel está seca. En estos casos conviene que la composición de las cremas sea sencilla porque, a mayor multiplicidad hay más riesgo de alergias y de intolerancias”.

Además, esta hidratación deberá ser mayor en la piel irradiada, ya que ésta tiene la peculiaridad de que es más frágil, por lo que hay que cuidarla de manera especial.


Te recomiendo cremas que hidraten la piel de manera suave. No utilices las que contengan ácidos glicólicos, retinol y similares. Producen un efecto de exfoliación en la piel que podría irritarla. Por ello es ideal la Loción Humectante Facial FPS 30 Mary Kay Botanical Effects, (durante el día) y el Gel Humectante Mary Kay Botanical Effects (Durante la noche) que contienen ingredientes naturales que aportan ácidos grasos y varias vitaminas del complejo B, incluidas las llamadas “vitaminas anti-estrés” B1 (tiamina), más B2 (riboflavina) y B3 (niacina),es rica en vitamina E, que es un antioxidante para ayudar a luchar contra los radicales libres que son dañinos para la piel, de éste modo aplicas hidratación + antioxidante + efecto luminoso + la protección del sol necesaria como lo veremos más adelante.


Y si tu piel se encuentra extraordinariamente seca es necesario que durante la noche la complementes con la Crema Humectante Intensiva, que te va a ayudar a atraer y retener la humedad, aportando beneficios adicionales a tu piel.


Puede que notes tu piel más apagada y mate, por eso te conviene utilizar la vitamina-C junto con un suero que aporte Acido hialurónico y tendrás efectos inmediatos sobre la hidratación profunda y mejorando las defenzas de la piel haciéndola menos sensible. Mary Kay® nos ofrece las Laminas Disolubles con Vit C TimeWise que combinadas con la Loción Facial Efecto Reafimante TimeWise Repair® Volu-Firm le aportarán luminosidad y humectación extra a tu piel ayudandola a recuperarse y regenerarse más rápidamente y con células de altísima calidad.


Si necesitas utilizar un contorno de ojos, te recomiendo que utilices la Crema Renovadora para el Contorno de los Ojos Volufirm™ que con sus ingredientes Brinda soporte a los procesos clínicos de la recuperación de la piel del párpado, además Brinda volumen y soporte a la piel para mantenerla hidratada por más tiempo y brinda protección gracias a sus propiedades antioxidantes.


Y no nos debemos olvidar de los Labios que sufren de manera extra la resequedad y descamación, te recomiendo que uses la Crema Humectante para Labios con Karité Satin Lips®, que con sus ingredientes la Manteca de Karité y la Jojoba imitan los aceites que se producen de forma natural por nuestro cuerpo, lo que ayuda a humectar y proteger la piel de tus labios.


Protección

Otro de los problemas que pueden surgir son las manchas en la piel. Aunque existen numerosos productos en el mercado para reducirlas, no debes hacerlo sin antes consultar con tu médico.


Igualmente el sol puede favorecer la aparición de manchas o el aumento de las que hayan podido aparecer previamente. En la piel del rostro se debe utilizar tanto cremas humectantes con Factor de Protección Solar Mínimo 30 , como Cremas Hidratantes con Color también con Factor de Protección solar siendo ideal la Crema Correctora con Color y FPS 15 Mary Kay®, ya que combina numerosos beneficios ademas de emparejar el tono de la piel, protegiendo, iluminando, defendiendo, disimulando las imperfecciones, minimizando los enrojecimientos, y sobre todo hidratando durante 10 horas.


Recordá limitar el uso de maquillaje y cosméticos si tu piel está irritada.


Tras los tratamientos la piel es más sensible a los rayos de sol, por lo que habrá que tener en cuenta además de la fotoprotección debés apoyarla con fotoprotectores físicos, usá un sombrero de ala ancha si estás al aire libre y anteojos o gafas con al menos un filtro 3.


De cualquier manera siempre ten en cuenta que:


"No debes exponerte al sol, y tener especial precaución, al menos en los 3 meses posteriores al tratamiento.

Si te vas a exponer al sol debes tomar las debidas precauciones.

No lo hagas en las horas de mayor intensidad solar (entre las 12.00 y las 16.00 horas) cuando vayas a salir a la calle utiliza siempre crema de alta protección frente al sol"



 

IMPORTANTE, no lo OLVIDES


No exfoliación

No realices peelings faciales ni corporales. La piel se vuelve más fina y no conviene exfoliarla.

Evitar

Medicamentos para el acné de venta libre sobre todo los que contengan alcohol o retinoides. Pueden secarte la piel.Si bien las protuberancias y los sarpullidos pueden parecer acné, estos medicamentos pueden causar sequedad e irritación y empeorar los problemas en la piel.


 


Cuidado Corporal



Existen geles de ducha, cremas corporales, desodorantes, etc… con alto porcentaje en avena, que van a hidratar y proteger tu piel de una manera específica. Recuerda que son recomendables, a ser posible, antes de comenzar el tratamiento o en el mismo inicio.



Limpieza

Son recomendables productos con PH neutro y sin detergentes agresivos en su composición. que sean suaves, evitando los jabones con perfumes fuertes.


Te recomiendo la Crema Limpiadora Refrescante para el Cuerpo Satin Body® . Esta crema limpiadora enriquecida con Manteca de Karité limpia suavemente la piel con una espuma reconfortante y calma la piel reseca, sintiéndote limpia pero a la vez humectada, fresca y sedosa con delicado aroma de Té blanco y cítricos.


Además tenes que tener en cuenta otras conceptos como: Debes tomar baños cortos y ducharte con agua tibia (no caliente) y tratar tu piel con delicadeza. Debes evitar frotar, refregar o rascar la piel irritada tanto con el uso de esponjas abrasivas como con cepillos ya que pueden provocar mayor irritación y causar una infección. Al secarse, es aconsejable no friccionar demasiado: es mejor secar la piel con pequeños toques para, además, mantener la hidratación en la piel.


Está totalmente desaconsejado cualquier tipo de producto exfoliante corporal.


 

OTROS CONSEJOS


Depilarse con maquinita eléctrica disminuye el riesgo de irritación y cortes. Conviene evitar el uso de ceras y cremas depilatorias, por los agentes químicos que contienen.


 

Humectación

Aplicá una crema humectante en toda la piel dentro de los 5 minutos de haberse duchado o bañado. Use cremas humectantes hipoalergénicas sin perfumes ni conservantes.


Para ello la Loción Corporal Sedosa para el Cuerpo Satin Body® es ideal ya que brinda bienestar al instante y se absorbe en tu piel, dándole un alivio inmediato contra la resequedad. Está formulada con exquisita manteca de Karité, que como vimos anteriormente es humectante y protector por excelencia que junto con la vitamina E hará que tu piel se sienta profundamente humectada, sumamente nutrida y revitalizada durante 24 horas. Cuando la pruebes notarás la diferencia, textura, efecto reparador y calmante a la vez que te nutre la piel y la repara.


Por supuesto no debes olvidar beber abundante líquido para mantenerte hidratada.


Tenés que saber que las palmas de las MANOS y las plantas de los PIES son las zonas que se irritan con mayor frecuencia. El uso de cremas que contengan urea, ácido salicílico y los corticoesteroides solo deben ser indicadas por tu médico. Pero podemos prevenir la resequedad y las irritaciones.


Por ello debemos proteger nuestras manos con el uso de guantes al realizar las tareas del hogar, y también tener en cuenta que no se debe evitar cargar mucho peso, y por supuesto debés mantenerlas protegidas y cuidadas con cremas emolientes y humectantes. Como por ejemplo con la Crema Protectora Restauradora para Manos, que ayuda a la barrera de la piel sellando la humectación. Por lo que humecta y protege la piel, aplicala masajeando antes de dormir y dejala actuar toda la noche, si tu piel está muy reseca y escamada podés colocar unos guantes tipo manoplas durante algunas horas hasta que se absorba completamente y durante el día consentí tus manos con la reconfortante sensación cremosa de la Crema para Manos con Karité que no sólo envuelve la piel con hidratación instantánea, sino que también ha demostrado clínicamente que humecta tu piel hasta por 24 horas. Sentí cómo la resequedad desaparece con la crema infundida con manteca de karité que se derrite en la piel y deja una sensación notablemente más suave y tersa. Las manos se sienten reconfortadas y humectadas aún después de lavarse.


Con respecto a los pies usá medias y calzado gruesos y cómodos, o probá usar plantillas de gel. Además, protégete al máximo de sufrir lesiones sobre todo si utilizás algún dispositivo médico. Mientras que la Crema Energizante para Pies y Piernas Mary Kay® te ayudará a sentir la piel fresca y revitalizada ya que con sus componentes el romero (con su efecto Antioxidante), el Extracto de corteza de Salix Alba que es tonificadora y la glicerina entre otras, tiene la combinación ideal para la protección y cuidado de tus pies.


Y no debemos olvidarnos de las UÑAS que también van a ser también objeto de daño puesto que la cutícula de la uña se está reproduciendo constantemente y también es sensible a estos tratamientos.

Hay que tener las uñas cuidadas, no cortarlas demasiado. En el caso de la mujer, es importante no tocar las cutículas cuando se hace la manicura. Podemos pintarlas porque, a veces incluso las protege, lo que no podemos tener son uñas postizas, acrílicas, de gel o de porcelana porque pueden dañar las uñas o limarlas.

“Te aconsejo siempre mantener las esquinas cuadradas e hidratarlas mucho con cremas especiales para las uñas. Si sos de las personas que se las muerdan deberías intentar no traumatizarlas ni morder el borde o retirar la cutícula. Ahí hay que tener mucho más cuidado e incluso, si necesitas dormir con guantes, hacelo”


Protección solar adecuada todo el año.

Protegé siempre tu piel con filtros solares altos. No debes exponerte al sol. Aunque no nos expongamos directamente, debemos tener la piel debidamente protegida. En invierno debes aplicar cremas factor solar SPF al menos 30 sobre las zonas expuestas para evitar la aparición de manchas, ya que el tratamiento favorece su aparición.


Si el protector solar te provoca una sensación de ardor, podés probar protectores solares que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio.


Recordá usar suficiente protector solar. Aplicando más de media cucharadita de protector solar en cada brazo, la cara y el cuello. Aplicá apenas un poco más de 1 cucharadita en el pecho y el abdomen, la espalda y en cada pierna. Volvé a aplicarte protector solar cada 2 horas cuando estás al aire libre o más a menudo si sudás o nadas.